lunes, 27 de enero de 2014

Esférica

 

 Como la tierra, redonda, con sus múltiples conexiones que nos unen. En Kafka en la orilla, Murakami escribe: "La tierra va rotando sobre su eje. Y sin ninguna relación con ello, todos vivimos dentro de un sueño".

 
La idea que tengo de la vida, es que debe ser lineal, siempre hacia delante, evolución constante. Pero tengo la sensación que va adornada con pequeñas esferas, unas mas grandes que otras. Experiencias o anécdotas que están obligadas a cerrarse dentro de un limitado espacio de tiempo.

 
 Hace poco me pasó una cosa muy curiosa: Eran las 7 y poco de la mañana e iba camino del trabajo. Ni Perry por la calle, claro. En un tramo entre la carretera de Fuencarral y mi barrio, me encontré a una mujer mayor que se había tropezado y no podía levantarse. Su marido, también mayor, estaba con bastante angustia porque no se veía capaz de levantarla.

 
Sin dudarlo la levanté, la pregunté si se encontraba bien y si necesitaba que llamara a una ambulancia. "Ha sido un tropezón, que ya no veo", me dijo. El marido me contó que llevaba casi veinte minutos esperando que pasara alguien, me dieron las gracias y cada uno seguimos nuestro camino.

 
 Diez o doce días después, tuve que entrar un poco más tarde a mi trabajo, y pasé por el mismo sitio sobre las 9:30 aproximadamente. Y en el mismo tramo estaba el matrimonio, según me contaron, esperándome. Llevaban más de una semana saliendo a las siete de la mañana para agradecerme la ayuda de días pasados y para regalarme un Kitkat (Me vio los mofletes y claro...). Nos volvimos a marchar cada uno por nuestro lado, yo, con una sonrisa boba (que muestro bastante a menudo) y con mi Kitkat en la mano, y ellos supongo, satisfechos del agradecimiento. Curiosamente llevaba la misma ropa que el primer día que me los encontré.


 
Esta anécdota, es un pequeño círculo adornando mi lineal vida. Breve, pequeño, sencillo y para mi, muy bonito. Y me vienen a la mente recuerdos, como si fuera un sueño, de un montón de preciosos círculos, de brillantes esferas que hacen más bonita mi vida.
 
 
 
 

6 comentarios:

  1. Hola Sonia,
    Quizá no podemos evitar comprender el mundo a través de los esquemas en los que encajamos los acontecimientos en nuestra cabeza. Lineas que avanzan hacia el futuro (que remontan o descienden), bucles, círculos, espirales y hélices adornando el recorrido. Microciclos, mesociclos y macrociclos que en eterno retorno nos llevan al mismo sitio por un momento, o no, o todo lo contrario, que nunca vuelven a pasar exactamente por el mismo lugar (panta rei).
    Yo también tengo la sensación de que la vida va, fundamentalmente, en linea recta, pero que, como un círculo que se cierra, a veces se completa un proceso, se cierra un círculo, se remata algo al cabo de un par de semanas o de un par de años. Ocurre algo con lo que nuestra cabeza considera que es un cierre adecuado y que le permite contemplar la historia como bien "redonda".
    Un abrazo,

    Manu

    ResponderEliminar
  2. Hola Manu, me encantan tus palabras; las mías son más sencillas, pero has explicado a la perfección lo que quería decir.

    Un beso,
    Sonia

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito, Sonia, tanto la historia como el arte y el color que encierran tus esferas..yo soy un poco más científico..jeje..en cuanto a que somos y como transcurre nuestras vida..ahi entra la entropía que nunca deja que nada sea exactamente igual que en el pasado..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!! Afortunadamente...
      Besos enormes, Luis :-)

      Eliminar
  4. A mi dime dónde estarás los próximos días para llevarte un palé cargado de Kit-Kat's

    Besos

    PD.- Y sí, molán mucho tus "mofletes"

    besos
    david.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas eso que te tomo la palabra!! Aunque los compartiría contigo encantada :-)
      Muacks!!


      Eliminar