domingo, 25 de mayo de 2014

Detalles



 Estoy convencida que es cuestión de detalles. Esos pequeños e imperceptibles detalles que se convierten en pilares. Una llega y lo hace todo como debe ser. O como cree que debe ser con las piezas que tiene, con el sentido y manejando gustos que no son suyos.



Una quiere que lo que ha hecho guste; hace tiempo que sabe que por mucho empeño que se ponga las cosas nunca están al cien por cien como las sueña y mucho menos como las sueñan los demás.




Una sabe que lo importante es la ilusión de construir, de andar, de entremezclar sueños. Pero que después hay que mantener lo que se ha construido. Los castillos de arena son preciosos en la playa pero no son prácticos en zona urbana. Y terminan convirtiéndose en un arenal que se te mete en los ojos y te ciega.



Una, al fin y cabo lo que sabe es... ¡que no tiene ni puta idea de nada!
Bueno, sí: que los castillos de arena no se sostienen , la solución es hacerlos directamente de ladrillo.
El mayor de los tres cerditos sí que sabía...


(Aunque un ladrillo mal puesto te jode una urbanización)

3 comentarios:

  1. En la vida lo guapo es eso, construir, ilusionarse y luego... ya se verá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Y los materiales perfectos son amor e ilusión :-)

      Eliminar